• Blog
  • Tienda
  • Contacto
  • Cirugía Corporal
  • Cirugía Facial
  • Salud y Belleza
  • Tratamientos Láser
  • Servicios Adicionales
  • Quienes Somos
  • Privacidad
  • Galeria
  • Blog
  • Store
  • Contact Us Now
  • Body Surgery
  • Facial Surgery
  • Health & Beauty
  • Laser Treatments
  • Additional Services
  • About Us
  • Privacidad
  • Gallery
  • Español English

    Tratamiento de Varices con Vasculight

    varices
    A lo largo de los años se han utilizado diversos sistemas de luz láser en el tratamiento de las lesiones vasculares. El láser es un aparato que se compone de medios activos, ya sean gaseosos, líquidos o sólidos encerrados en el interior de una cavidad resonante, limitado por un par de espejos planos paralelos  y otros semitransparentes.

    Einstein fue quien por primera vez sugirió las bases sobre la manipulación controlada de las ondas de luz en el año de 1917 no fue hasta 1960 cuando se construyó el primer láser (Light Amplification by stimulated emission of radiation), y unas de sus principales aplicaciones fue en el tratamiento de lesiones vasculares cutáneas.

    A mediados de los años noventa se empezó a emplear la luz pulsada Photoderm (Intense Pulse Light source) la cual utiliza un sistema de lámpara de luz de alta energía con espectro de longitudes de onda variable que abarcan 515 hasta 1200 nm

    Otro sistema utilizado en el tratamiento de vasos sanguíneos se llama Vasculight el cual posee un láser ND: Yag pulsado de 1,064 nm que emite energías hasta de 150 J/cm. Este sistema esta basado en la penetración profunda de (5 –6 mm) de estas longitudes de onda con el fin de foto coagular vasos de mayor calibre (especialmente de extremidades inferiores); como las várices reticulares, Telangiectacias esenciales y secundarias siendo una terapéutica efectiva no invasiva, que permite combinarse con otros procedimientos como la escleroterapia o el (EVLT) tratamiento láser de invasión mínima.

    La luz del láser es absorbida de forma selectiva por un cromóforo (hemoglobina) generando calor que aumenta la temperatura por encima del punto de coagulación lo que origina la reabsorción de todas las paredes vasculares.

    Como es bien sabido, la prevalecía de la patología venosa en nuestro medio, es extraordinariamente elevada. A ello contribuye una diversidad de factores no solo congénitos u hormonales sino también adquiridos como múltiples embarazos,  traumatismos, permanecer de pie por tiempo prolongados, falta de ejercicio, al igual que otros que evidencian una fuerte participación de factores del orden educativo y cultural.

    Las venas superficiales dilatadas y tortuosas con válvulas incompetentes por lo común, son un problema que involucra a las venas safena interna y externa. La mayor incidencia se da después de los 20 años, tres veces mas frecuente en mujeres que en hombres por la intervención de factores PRE-disponentes como son principalmente el embarazo, la menopausia y la herencia. Así como secuelas de tromboflebitis profunda con recanalización venosa.

    Es muy frecuente que los pacientes presenten Telangiectacias, venas araña, reticulares y algunos venas tortuosas. Estas venas requieren de múltiples sesiones para que desaparezcan, el número varía en cada paciente dependiendo de la cantidad y del tipo de venas que tenga el paciente; se recomienda realizar la sesión cada mes o dos meses.

    Cabe mencionar que tanto con la luz pulsada como con el láser de neodimio empleamos un anillo enfriado por agua destilada que se adapta a los cristales de ambas pistolas. En conjunto con el gel frió el tratamiento es menos molesto, podemos utilizar energías mas altas, penetrando mas, disminuyendo el reflejo de la luz y sin riesgo de quemaduras en la piel.

    El resultado del paciente es evaluado clínicamente y por control fotográfico previo al tratamiento y al final del mismo, logrando con esto que el paciente quede satisfecho.

    La mayor cantidad de los casos tratados presentan por lo general venas reticulares en hueco poplíteo, tobillo, cara interna de muslos y pantorrillas, sumándole la presencia de Telangiectacias en cara anterior y posterior de ambos miembros. En promedio las Telangiectacias desaparecen en 3 a 4 sesiones. Los capilares que por lo general la mayoría de pacientes las presentan las hemos eliminado entre 2 a 3 sesiones dependiendo de la cantidad que la paciente presente.

    Las venas tortuosas por lo general safena interna son tratadas aproximadamente en 6 a 8 sesiones con intervalos entre sesión y sesión de uno a dos meses.

    Es necesario mencionar que los parámetros empleados y el número de sesiones variaron en cada paciente dependiendo de la zona tratada, ya que la tolerancia de la piel y del paciente a energías altas varía de región  en región y que va de la mano de la enfermedad venosa que presente. Esto es importante para evitar producir quemaduras en la piel y cicatrices secundarias al tratamiento.

    Cabe mencionar que este tratamiento lo hemos estado realizando en la Clínica Dermatológica y Cirugía Estética de Puebla por más de 15 años en forma ininterrumpida.
    Clínica Dermatológica y Cirugía Estética de Puebla
    Clínica Láser Puebla

    Cita de valoración + 52 (222) 243 65 05 y 243 77 40
    Puebla, Pue. México
    www.laserpuebla.com
    info@laserpuebla.com

    Tags: , , , , , , ,